Foro Medico Nicaraguense

Por la Instalación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nicaragua

El paciente impaciente

 

 

Por: Eduardo Cruz

 

“Me va a disculpar un momento, es que me acaban de caer unos correos electrónicos que estaba esperando”, me dice el doctor, interrumpiendo de manera abrupta la consulta que estuve esperando por más de dos horas en el pasillo de la clínica médica previsional donde el INSS me tiene “asegurado”.

 

Sentado frente a una lap top, el médico comienza a revisar los correos mientras yo, sorprendido, me quedo sin capacidad de reacción. Solo lo observo. Apenas un instante antes me encontraba en una silla, afuera de su clínica, escuchando como los demás pacientes se quejaban de cuánto tiempo el médico se demoraba con un paciente: más de 40 minutos.

 

La costumbre de llevar algo para leer mientras espero ser atendido, no me permitió percatarme de que “un paciente” había llegado a la clínica y sin hacer fila se metió donde el doctor. Los otros pacientes que estábamos antes que él comenzamos a sentirnos impacientes, molestos por el irrespeto. Uno de esos “otros” pacientes impacientes se acercó adonde la enfermera para preguntarle si existe una oficina donde quejarse, pero ella prefiere contestar sin contestar: “En la entrada hay una oficina”, dice, pero no explica más detalles.

 

Yo me quedo pensando en el momento en que me acerqué a recepción, cuando la muchacha que allí atiende me preguntó que con cuál médico deseaba yo pasar consulta y yo le respondí: “Con cualquiera, no tengo un preferido”. Una voz me regresa al presente: “Ese que entró es amigo del doctor, si yo vi cuando se saludaron”, dice alguien que también está incómodo por la espera excesiva.

 

Desde las 7:40 de la mañana, hasta casi las 10:00, solo cinco pacientes habían entrado a cita con el doctor. En ese mismo período de tiempo un promedio de nueve a 10 pacientes habían entrado a las otras clínicas. Una señora llegó a las 8:50 y salió a las 9:30 en una de las clínicas vecinas. Las caras de los pacientes se lo decían todo a la enfermera, quien se hacía la de la “vista gorda”.

 

Cuando logré entrar a la clínica, estaba casi al borde de la desesperación. El doctor, que seguramente leyó algo en mi rostro, comenzó a explicarme la situación. “Mire, yo soy de los médicos que cree que en 15 minutos no atiendo bien a un paciente y soy de los que cree que al paciente hay que atenderlo bien, verlo bien, platicar con él. Yo puedo atender a 20 pacientes en una hora, pero eso de nada sirve, ¿dígame usted?”, me dice.

 

“Tiene razón”, le digo. En ese momento comienzo a olvidar la inconformidad que sentí cuando estaba en tiempo de espera, sentado en una silla, escuchando los soplidos de los demás pacientes, impacientes porque el doctor de la clínica 8 se demora mucho más tiempo de lo que se demoran los médicos de las otras clínicas de la Previsional.

 

Cuando el médico se puso a revisar los correos electrónicos, nuevamente la inconformidad regresó a mí. ¿Cómo es posible que deje de atenderme para revisar unos correos electrónicos? ¿Es eso correcto? Viendo a la lap top dice que son unos correos urgentes, que los estaba esperando e insiste en que lo disculpe.

 

Cuando termina de ver los correos, comienza a interrogarme de nuevo. “Sabe qué”, me dice, “aquí tengo un vídeo que habla sobre la enfermedad que usted tiene...” Entonces abre la página de Youtube y me muestra un vídeo que en total es de 25 minutos.

 

“Ah, que bueno”, le digo, mientras trato de que lo cierre porque no estoy interesado en verlo. Son 25 minutos y no quiero alimentar más la inconformidad de los pacientes que están afuera de la clínica esperando, pero el médico insiste en que lo vea todo. Yo no puedo creer lo que me está diciendo, pero sigo viendo el vídeo un minuto más y de repente se me ocurre decirle que me regale la dirección electrónica del vídeo y que en la casa lo termino de ver.

 

Lo más rápido posible anoto la dirección y trato de salir de la clínica. Tengo 25 minutos adentro y cuando salgo llamo al paciente que sigue.

 

Me alejo pensando en la frase “visita de médico” y en que la gente se queja de que los doctores no les atienden bien en los hospitales públicos y en las previsionales que tienen contrato con el INSS, pero tampoco dejo de pensar que mucho tiempo a veces podría no ser sinónimo de buena atención. ¿Quién entiende a la gente?, ¿verdad?

 

 

LP 18 de marzo del 2012

 

http://www.laprensa.com.ni/2012/03/18/voces/94521-paciente-impaciente

Vistas: 153

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Foro Medico Nicaraguense para agregar comentarios!

Únete a Foro Medico Nicaraguense

Comentario de OLIVER PRUÑONOSA SANTANA el marzo 21, 2012 a las 10:18pm

Esta Historia es poco creible, sobre todo cuando te suman 80,ooo pacientes más a tu consulta Diaria.

Comentario de Francisco J. Rodríguez Hernandez el marzo 19, 2012 a las 9:21pm

Considero que el del problema son varios el medico por creerse omnipotente y hacer lo que quiera y no entender que se debe al pasiente y su atencion ya que la razon de ser del medico son los pacientes y estudio para atender a estas personas o es que atendera  otra cosa que no sea una persona enferma, por lo que este tipo de recurso necesita un supervisor a la costill. los segndos son los abministrativos del centro de atencion que deben velar por el tiempo de espera que debe tener caca paciente y realizar superviciones para evirtar este tipo de mal trato a los pacients que por ellos se nos pafga en los centros o clincas publicas y previcionales privadas, solo en su privado o consultorio particular podra hacer lo que quiere por que el es su propio dueño y jefe y ahi no lo hara por que sabe que no tendra para comer o pagar arriendo.

Comentario de enriqueta jimenez cuadra el marzo 19, 2012 a las 10:26am

Sinceramente creo en que la entrevista clinica debe ser realizada por el médico con una buena empatia, buena anamnesis y una buena ética profesional, sin olvidar la persona como ser humano, creo que este caso es exagerado, y también pienso en la responsabilidad profesional de cada medico, ya que debe dedicar a cada paciente el que necesite.

© 2020   Creada por Jaime Espinosa.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio