Foro Medico Nicaraguense

Por la Instalación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nicaragua

El Derecho Penal y el ejercicio de la medicina - END 22 de diciembre del 2010

El Derecho Penal y el ejercicio de la medicina


Msc. Óscar José Salgado Castellón 


El comportamiento de las sociedades en cualquier parte del planeta se rige por

normas de diferentes tipos, sean religiosas, morales o jurídicas. Dentro del

ordenamiento jurídico nos encontramos con diferentes temas especializados,

según las diferentes actividades del ser humano: comerciales, civiles, personales,

etc. Entre las actividades antes mencionadas existen muchas aprobadas por la sociedad

y por las leyes y otras desaprobadas por la sociedad y el ordenamiento jurídico (en

el tema que nos referimos, al Derecho Penal que tiene como fin la preservación


de la paz social).



De lo anterior se concluye que existen conductas aprobadas por la sociedad y el


ordenamiento jurídico, tomando en cuenta que para los ciudadanos comunes y


corrientes se aplica el principio aquel que reza: Las personas no están


obligadas a hacer lo que la ley no les manda, ni impedidos de hacer lo que la


Ley no les prohíba.



Acercándonos al tema del cual quiero hacer mis comentarios o reflexiones, es de


general conocimiento que en la sociedad existen diferentes tipos de conductas


entre las cuales están aquellas que dañan o ponen en peligro la salud, la


integridad o la vida de las personas, de estas conductas podemos extraer


aquellas que son relevantes para el Derecho Penal (conductas prohibidas) y


conductas o actividades no prohibidas (profesiones u oficios), que a pesar de


poner en riesgo de daño o de peligro, la salud y la vida, no son relevantes


para el Derecho Penal, son conductas no reprochadas por la sociedad, en fin,


conductas aprobadas o permitidas por la Ley: Ejemplos: a) La construcción de un


edificio de cincuenta pisos; b) Competencias de carreras de automóviles o


motocicletas; c) Competencias boxísticas; d) Explotación y labores de minería


y; e) El ejercicio de la medicina, sin ser exhaustivo, todo en nombre del


progreso, el esparcimiento y en el último caso la salud en general, en resumen,


el bien común.



Abordando el tema del ejercicio de la medicina y el Derecho Penal, después de


la breve introducción, en el ejercicio de la medicina el médico tiene que


valorar y sopesar los diferentes riesgos que enfrenta en su carrera, desde el


suministro de una aspirina, hasta de los más delicados y peligrosos medicamentos


donde los riesgos beneficios deben balancearse para tomar una decisión, una


alergia, un rechazo del organismo, etc.



Pasando al aspecto quirúrgico del ejercicio de la medicina, nos encontramos que


además de ser una práctica altamente riesgosa y generalmente ejecutada por un


equipo de personas especializadas, cada una de ellas en el tramo de sus


responsabilidades (médico, médico asistente, anestesista, instrumentista y


otros según el caso), el médico responsable de la cirugía antes de entrar a la misma


se puede encontrar con los siguientes escenarios:



1.- Antes de la cirugía:

 


a) Que la cirugía a realizar esté planificada o concertada, que cuente con el

consentimiento del paciente o sus familiares. (Cirugía con consentimiento);


b) Que sea una cirugía de emergencia con el consentimiento del paciente o

familiares


c) Que sea una cirugía de emergencia y que el paciente está inconsciente y no

hay familiares presentes. (Consentimiento presunto) y
 

 
d) No consentida (Raros casos: Por religión, creencias, etc.)


e) Descartamos que el médico o cualquier otro miembro del equipo sea enemigo

del paciente.

 


En este escenario el médico no tiene en su mente la voluntad de causar la

muerte de su paciente ni busca ese resultado, por el contrario, busca


salvaguardar la vida, la mayor satisfacción del médico es cumplir con su misión


de salvar vidas.



Se descarta entonces la condición necesaria para la existencia de un delito


doloso que consiste en que el hechor: Quiere desde el inicio un determinado


resultado (La muerte o la lesión), y efectivamente se cumple el resultado


deseado.


De la misma forma no podemos pensar en un dolo eventual que generalmente ocurre

cuando en el ejercicio de una actividad de riesgo se actúa violando la Ley


mediante el incremento del riesgo: Ejemplo tradicional del conductor que ante


la luz roja acelera y al cruzar la intersección causa el accidente, en este


caso el conductor está consciente del riesgo y acepta el resultado al tomar la


decisión de acelerar

 


2.- Durante la cirugía:


a).- Que el paciente haya consumido o consuma drogas lícitas o ilícitas y que

no lo haya reportado al médico y eventualmente esta condición desencadene una


situación adversa.

b).- Que el paciente resulte alérgico a los fármacos o a la anestesia que le


suministren;


c).- Que no esté bien regulado el aparato suministrador de la anestesia y

provoque una sobredosis


d).- Enfermedades o dolencias no previstas;


e).- Fallos cardiacos y otras circunstancias
 

 


Pasemos a revisar qué es lo que dice la doctrina del Derecho Penal en su parte

general:


Claus Roxin en la Teoría de la Imputación Objetiva: El Principio del Riesgo.

Nos dice:


En la actualidad se pueden distinguir varias líneas de desarrollo: Una

restrictiva, es decir, limitada a averiguar cuándo el resultado es


objetivamente imputable a una acción.


La cuestión jurídica fundamental no consiste en la comprobación del nexo causal

en sí, sino en establecer los criterios conforme los cuales queremos imputar


determinados resultados a una persona. Solo es objetivamente imputable un resultado


causado por una acción humana cuando dicha acción ha creado un peligro


jurídicamente desaprobado que se ha realizado en el resultado típico.


Así pues, el juicio de imputación objetiva se compone de dos elementos:


a) Como presupuesto, la existencia de una relación de causalidad entre la

acción y el resultado


b) El resultado debe ser una expresión de un riesgo jurídicamente desaprobado

implícito en la acción. En otros términos, el desvalor de la acción concretado


en el resultado.

De lo antes expuesto podemos decir que no existe riesgo penalmente relevante en


la realización de una cirugía, habida cuenta que esa actividad está autorizada


y regulada por autoridades competentes, además que las personas que realizan


este procedimiento no tienen desde el inicio la voluntad de causar daño,


contrario sensu, buscan la mejoría de la salud.


En consecuencia, la provocación de un resultado de muerte imprevisible y que,

por lo tanto, no se puede concebir como dispuesto finalmente no es una acción


de homicidio.


Siguiendo con el maestro Roxin cuando trata sobre el Consentimiento como causa

de exclusión del Tipo: Nos dice: Pero allí donde el consentimiento es eficaz


sin restricción, se desarrolla la personalidad en el tratamiento que concede a


su cuerpo. El peluquero, el podólogo, e incluso el cirujano plástico no


menoscaban la libertad del cliente en el trato de su cuerpo, sino que le ayudan


en la realización de imagen corporal. El efecto excluyente del tipo que tiene


el consentimiento se infiere, por consiguiente en la libertad de acción


garantizada en la Ley cuyo ejercicio por parte de quien consiente imposibilita


la lesión simultánea de un bien jurídico que a él le corresponde y con ello una


realización del tipo.



En el caso del consentimiento presunto que se presenta cuando una persona llega


al centro asistencial en estado inconsciente y agónico y no puede dar su


consentimiento y es imperativo realizarle procedimiento quirúrgico para


salvarle la vida.


Al respecto el consentimiento presunto desempeña cierto papel como causa de

justificación de la conducta imprudente sobre todo rige en la actividad médica.

En el caso de nuestro Código se establecen algunas disposiciones que recogen de


la Doctrina y del Derecho Penal General entre las cuales están:


El artículo 34 CP: Eximentes de responsabilidad penal: Está exento de

responsabilidad penal quien: Inc. 7. Actúe en cumplimiento de un deber o en el


ejercicio legítimo de derecho, oficio o cargo.

Inc. 9. Con ocasión de realizar una conducta lícita o ilícita cause un mal por mero


accidente, sin dolo ni imprudencia.

Artículo 141. Homicidio imprudente: Quien cause un homicidio por imprudencia


temeraria, entendiéndose como tal la violación de las normas elementales de


cuidado, se castigará con pena de uno a cuatro años.

Artículo 157. Exímentes por consentimiento: No serán punibles las lesiones


realizadas en el cuerpo de otro con su consentimiento válido, libre consciente,


espontáneo y expresamente emitido, cuando estas tengan lugar con el fin de


beneficiar su salud o la de un tercero o mejorar su apariencia física, salvo


que el consentimiento se haya obtenido viciadamente o el otorgante sea menor o


incapaz, o las lesiones fueran causadas por imprudencia profesional.

En resumen, la intención de este escrito es reflexionar un poco sobre nuestro


sistema jurídico y jurisdiccional para buscar un mejor tratamiento en los casos


que se ven involucrados los profesionales de la medicina que son tratados como


delincuentes muchas veces por desconocimiento de ese trabajo tan delicado y


riesgoso, en la gran incidencia de casos en los que se encuentran involucrados


profesionales de la medicina incluyendo el personal auxiliar. Recordemos que


los procedimientos se realizan generalmente en equipo que eventualmente podrían


ser acusados ya sea como cooperadores necesarios, cómplices, etc.

Por último, salvo determinadas particularidades, considero que estos casos


deben ventilarse ante un juez técnico, por su complejidad, y ante una eventual


condena, tener la oportunidad de que la sentencia se revierta ante un tribunal


superior.

 

 

END 21 de Diciembre de 2010

 

http://impreso.elnuevodiario.com.ni/2010/12/21/opinion/138135

Vistas: 55

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Foro Medico Nicaraguense para agregar comentarios!

Únete a Foro Medico Nicaraguense

Comentario de Carlos Alvarez Alvarez el diciembre 25, 2010 a las 4:27pm
El articulo es excelente, ademas de que pone en evidencia las debilidades que existen no solo en la medicina, sino tambien en nuestras leyes y el quehacer legal en este pais. De todo esto tambien se concluye lo esquivo del estado atraves del MINSA para asumir su responsabilidad en estos casos, de lo cual tenemos sobradas pruebas.
Comentario de gladys beatriz machado zerpa el diciembre 23, 2010 a las 9:01pm
me parece muy bueno, debemos publicarlo, revisiones asi son muy necesarias para poder revertir esta situacion, que en estos mementos le toco a nuestra CHILO,un abrazo grande..que el 2011,las cosas sean mejores..
Comentario de Roger Augusto Pasquier Hernandez el diciembre 22, 2010 a las 5:59pm
excelente trabajo

© 2020   Creada por Jaime Espinosa.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio