Foro Medico Nicaraguense

Por la Instalación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nicaragua

Cadáveres “que enseñan” - END 15 de mayo del 2011

Cadáveres “que enseñan”

 

* Cuando comprendió que nada lo podía salvar de un ataque al corazón, un hombre a quien llamaremos el “Señor X”, decidió mandar a buscar a su abogado para hacer la más importante declaración de su vida: “Quiero que mi cuerpo sea donado a la universidad”

 

Sara Meneses | Sucesos 



 

Apesar de que “la herencia” que dejó no era monetaria  ni material, fue “una fortuna” para los estudiantes, porque no todos los días alguien decide dejar su cuerpo para la ciencia. Eso fue lo que hizo un hombre a quien llamaremos el “Señor X”, para darle un perfecto “colofón” a su vida.

 

Cumpliendo su última voluntad, la familia del fallecido se puso en contacto con las autoridades universitarias, y media hora después el cadáver fue trasladado a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, específicamente al Laboratorio de Anatomía de la Facultad de Medicina,  donde el “Señor X” es parte del “staff de cuerpos” que día a día les “enseñan”  a cientos de estudiantes el funcionamiento de cada uno de sus órganos.

 

En el Laboratorio de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UNAN- Managua, hay cinco cadáveres  preparados para el proceso de disección, por medio del cual los universitarios se educan.

 

El licenciado Giovanni Bautista tiene 25 años de laborar en la UNAN-Managua como responsable del laboratorio. En todos esos años ha visto graduarse a cinco generaciones de estudiantes que estudiaron en el cuerpo del “Señor X” y en otros.

 

Los estudiantes que han  aprendido con los cadáveres son incontables. Desde 1984 hasta 2009, eran 200 los alumnos de medicina que cada año aprendían con los cuerpos, pero en los últimos tiempos esa cantidad aumentó a 450, porque los estudiantes de las carreras de odontología, optometría médica y física médica también reciben clases de anatomía general en el laboratorio.

 

Los lunes los cadáveres “reciben la visita” de cinco grupos de  55 alumnos, lo que quiere decir que 275 estudiantes se educan con el “Señor X” en el laboratorio, y ponen en práctica algunos procedimientos de acuerdo con el tema del día.

 

Por ejemplo, si el tema es el esqueleto humano, los profesores les enseñan  los huesos que están en el laboratorio.

 

Los huesos son extraídos de los cadáveres que ya no son utilizables, porque el material blando (piel, músculo y órganos internos) empieza a descomponerse. Cuando eso pasa,  termina su función como instrumento de estudio.

Almacenaje y mantenimiento

 


Pero aunque estén muertos, el Señor X y los otros cadáveres necesitan mantenimiento para que su “vida útil” entre el estudiantado sea larga.

 

El licenciado Giovanni Bautista explicó que los cadáveres se almacenan en contenedores plásticos resistentes, porque si se usa otro tipo de material, este podría oxidarse.

 

Los recipientes donde actualmente “duermen” los cadáveres en el laboratorio son contenedores pesqueros que se llenan con una mezcla de formaldehido, alcohol y glicerina.

 

Al cabo de cinco o de seis meses sumergidos en dichos químicos, el cuerpo está listo “para vivir muchos años”.

 



El “estado de salud” de los cuerpos 

 


Para garantizar que la vida útil de un cuerpo sea más larga,  hay que cambiar la mezcla que los preserva cuando está viscosa o sucia. Todo esto es parte  del protocolo de manejo de cuerpos.

 

El licenciado Bautista explicó que los cadáveres que les donan tienen que estar en perfecto estado, y por eso cuando llega uno nuevo, es esterilizado para que no contamine los cuerpos y las pilas de preservación. Cualquier impureza o microorganismo podría producir hongos.

 

Tampoco la universidad acepta donaciones de cuerpos de personas fallecidas por enfermedades infecciosas como la hepatitis o el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, entre otras, porque podrían representar un peligro para el estudiantado y para los profesores.

 

“Hay criterios de clasificación para poder decidir qué cadáver sirve y cuál no. Generalmente se escogen los que fallecen por muerte natural, y algunas veces por accidentes”, apuntó Bautista.

 

“Según el estado de las morgues (de los hospitales), hay algunas donaciones  que convienen más que otras”, agregó Bautista, cuando se le preguntó de dónde obtiene la universidad los cuerpos.

 

Apuntó que generalmente prefieren donaciones del Hospital “Roberto Calderón”, porque la morgue que tienen  está en buen estado, además, los preparan para un tiempo determinado, y esa preparación ayuda a que el cadáver no se descomponga durante el traslado.

 

Otros centros no preparan los cuerpos antes de introducirlos  a sus morgues, por lo que generalmente se descomponen, “y un cadáver descompuesto en estos laboratorios no es útil”, apuntó el licenciado Bautista.

 

Otro hospital que ha donado cadáveres a la universidad es el Alemán Nicaragüense, el que tiene una morgue con un buen sistema de congelación, y eso garantiza que el cuerpo no se descomponga durante el traslado hacía el laboratorio universitario.

Los cuerpos también se obtienen mediante  intercambios universitarios, en este caso entre la  UNAN-Managua y la UNAN-León. Esa vía fue la que permitió la llegada de dos esqueletos disecados a la capital, que tienen de diez a quince años “de edad”. Los otros tres cadáveres  que completan el lote de cinco que tiene el Alma Máter fueron donados el año pasado.

 

El responsable del laboratorio explicó que en los últimos años no ha llegado --ni mediante intercambio ni donación--, un solo cadáver de mujer. En el transcurso de los últimos 20 años, solo tres mujeres dejaron su cadáver a la ciencia. Es difícil explicar por qué se da esa disparidad numérica.

Un dato curioso digno de mencionar es que los cadáveres que actualmente tiene la universidad son de personas  que fallecieron debido a problemas respiratorios,  renales y  cardíacos.

 

Pero independientemente del porqué de la muerte de la persona que ha donado su cuerpo, su aporte a la ciencia es innegable.

 

“Los cadáveres son muy importantes para la educación, porque con ellos la metodología es excelente, se aprende mejor, y uno puede tocar los músculos, los órganos, los huesos; mientras que en una lámina no se pueden tocar el esqueleto, los órganos, la forma, el color, etcétera”, afirmó Melisa Alfaro,  estudiante de medicina de la UNAN-Managua.

 

Como anécdota, Alfaro contó que a uno de sus compañeros se le cayó un cuerpo,  lo que asustó a todos.  

Otra anécdota muy conocida entre los estudiantes de medicina, es que un día alguien se llevó  unos  huesos pequeños que estaban  en el laboratorio, y luego todos los miembros de la Facultad tuvieron que pagarlos, aunque quedaron claros que lo que hizo el “Señor X” y todos los otros que donaron sus cuerpos, no tiene precio.

 

 

La plastinación

 


El estudio de la Anatomía se  hace generalmente con estructuras anatómicas naturales, o sea, mediante cadáveres.

 

Los métodos para la disección, fijación y preparación de cadáveres en los últimos tiempos se han transformado, pero el clásico es el de sumersión. Como su nombre lo dice, consiste en  sumergir un cuerpo en una pileta con formalina, glicerina y alcohol, pero como estas son sustancias tóxicas para el ser humano,  se ha creado un nuevo método: la plastinación.

 

Según Bautista, miembro de la Facultad de Medicina de la UNAN-Managua, la universidad tiene como proyecto  llevar al Laboratorio de Anatomía a su más alto nivel en materia de educación, al incluir en su práctica la plastinación como procedimiento técnico para  preservar el material biológico.

 

Este método fue  creado por el médico, científico y artista Gunther Von Hagens, en 1977. Consiste en extraer el agua y los lípidos del cuerpo  por medio de un solvente, la acetona fría. Luego se sustituyen los líquidos corporales con resina elástica de silicona y rígidos de epóxicas.

 

Una pieza plastinada es sencillamente convertir una estructura orgánica en casi el 90% de plástico, así el estudiante no corre el riesgo de contaminarse con sustancias nocivas para su salud como la formalina. Con la plastinación ha evolucionando la forma didáctica de impartir la Anatomía. Lo más interesante es que los alumnos pueden tomar una estructura plastinada con las manos, sin necesidad de tener guantes, además, se puede realizar una serie de cortes en el cuerpo plastinado y se pueden fijar como se desee.

 

La idea de las autoridades de la Facultad de Medicina de la UNAN-Managua es ofrecer este servicio, porque su personal ya está  capacitado para realizarlo, pero el inconveniente es que no tienen los equipos y los materiales necesarios para desarrollar el proyecto.

 

Las autoridades de la Facultad de Medicina esperan que la universidad apoye esta iniciativa, para que el método de la plastinación se multiplique  y se extienda por todas las universidades del país, a fin de  modernizar todo el sistema de enseñanza de la Anatomía.

 

 

END  15 de mayo del 2011

 

http://www.elnuevodiario.com.ni/sucesos/102186_cad%C3%A1veres-%E2%8...

Vistas: 183

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Foro Medico Nicaraguense para agregar comentarios!

Únete a Foro Medico Nicaraguense

© 2020   Creada por Jaime Espinosa.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio