Foro Medico Nicaraguense

Por la Instalación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nicaragua

CONCEPTO

Se define la urgencia psiquiátrica como la situación en la que el trastorno del pensamiento, del afecto o de la conducta son en tal grado disrruptivos, que el paciente mismo, la familia o la sociedad, consideran que requiere atención inmediata. Pueden presentarse en condiciones que:

a. Son manifestaciones de una alteración psicológica aguda (ansiedad, pánico, depresión, trastornos de adaptación).

b. Implican riesgo de daño personal o interpersonal (agresión suicidio, homicidio).

c. Evidencian un comportamiento profundamente desorganizado (psicosis, delirio).

 

ELEMENTOS DE LA URGENCIA PSIQUIÁTRICA

En la aproximación a la urgencia psiquiátrica debe considerarse cuatro elementos:

a) El paciente, con su cuadro clínico, que requerirá de estudio cuidadoso, exámenes pertinentes y el tratamiento necesario.

b) El ambiente humano circundante, que debe ser evaluado en su influencia para la acción procedente.

c) El ambiente físico, que debe ser examinado por el médico para identificar peligros o facilidades potenciales.

d) El médico que, como experto, habrá de resolver la urgencia. Su competencia profesional y personalidad jugarán un papel decisivo.

 

CUIDADOS Y TIPOS DE INTERVENCIÓN EN LAS URGENCIAS PSIQUIÁTRICAS

Hay, esquemáticamente, cuatro tipos de intervención en el abordaje y tratamiento de urgencias psiquiátricas:

a) Intervención verbal: la comunicación es primordial. Con las transacciones explícitas, la ganancia siempre es alta y los riesgos menores. La comunicación debe ser directa, comprensiva, persuasiva y firme.

b) Intervención farmacológica: referida al empleo adecuado, seguro y juicioso de los psicofármacos que, en la actualidad, constituyen recurso de privilegio técnico en el tratamiento. Así, es indispensable el conocimiento cabal de la psicofarmacología.

c. Intervención física: implica restricción por la fuerza humana o contención mecánica. Será necesaria en algunos casos para proteger al paciente mismo o a los demás.

El médico comandará con seguridad las acciones evitando involucrarse personalmente en actos de fuerza; la experiencia demuestra que cuando los pacientes se restablecen suelen agradecer el habérseles cuidado.

d. Solicitud de ayuda: que deberá ser hecha sin demora, cuando la situación lo requiera, al especialista o a las entidades que en casos singulares deben intervenir.

 

EVALUACIÓN DE LA URGENCIA PSIQUIÁTRICA

La aproximación al paciente en urgencia psiquiátrica es, en principio, similar a la de cualquier urgencia médica.

En el curso de la intervención la entrevista tomará la dirección que la información y los hallazgos le indiquen para establecer el diagnóstico.

La entrevista y el examen se adecuarán, lógicamente, a las circunstancias.

Si, por definición, la urgencia demanda intervención pronta, hay que ser, sin embargo, cuidadosos y conservadores ante la sospecha de un cuadro orgánico; igualmente, en algunas urgencias de etiología psicológica es pertinente obtener toda la información posible, pues podría tomarse difícil su consecución ulterior.

El médico debe realizar una rápida evaluación mental y proceder al examen físico, recordando que muchas enfermedades orgánicas tienen una expresión psicológica. Siempre considerará seriamente las ideas e intentos de suicidio u homicidio, así como los riesgos de agresión.

Si la información ofrecida por el paciente no fuera digna de crédito o hubiere imposibilidad de obtenerla directamente, se recurrirá a los familiares o acompañantes. En la evaluación debe ponerse especial énfasis en lo siguiente:

 

1. HISTORIA CLÍNICA

- Referencia detallada de la queja principal

- Cambios recientes en el curso de su vida (especialmente enfermedades físicas y pérdidas).

- Niveles de ajuste anteriores a la urgencia.

- Uso de drogas.

- Historia anterior de enfermedades médicas psiquiátricas y respuesta al tratamiento.

- Historia familiar.

- Historia personal.

 

2. EXAMEN MENTAL

Debe realizarse de forma tan completa como sea posible, siguiendo las pautas señaladas en el capítulo 2.

 

3. EXAMEN FÍSICO

En los casos difíciles, debe ser realizado con la inmediatez que la situación de urgencia demande.

 

4. SOLICITUD DE EXÁMENES AUXILIARES PERTINENTES

 

5. DISPOSICIONES Y TRATAMIENTO

De acuerdo a las disquisiciones clínicas y al diagnóstico presuntivo.

 

URGENCIAS PSIQUIÁTRICAS PRIORITARIAS

 

1. EL PACIENTE SUICIDA

Las ideas, la amenaza y el intento de suicidio son causa importante de urgencia psiquiátrica. Farberow clasifica los pacientes suicidas en cuatro grupos:

- Los que conciben el suicidio como el paso a una vida mejor.

- Los que cometen el suicidio como consecuencia de psicosis asociada a alucinaciones.

- Aquellos que cometen el suicidio como venganza contra una persona amada.

- Aquellos de edad avanzada para quienes el suicidio es una liberación.

Se considera que hay una relación entre suicidio o intentos de suicidio y enfermedades de diferente tipo. Factores importantes incluyen alcoholismo, abuso de drogas, depresión, esquizofrenia, trastornos de pánico, situaciones vitales agudas o de gran tensión. En cuadros orgánicos con conducta proclive al suicidio se citan los pacientes afectos de enfermedades crónicas, así como aquellos que están en diálisis renal.

Se han elaborado diversas escalas para evaluar el riesgo de suicidio. Mencionaremos una que considera, en orden decreciente de gravedad, los siguientes factores:

- Amenaza continua de muerte

- Psicosis

- Depresión acentuada

- Alcoholismo

- Intentos anteriores

- Psicosis previas

- Notas suicidas

- Método violento

- Enfermedad crónica

- Cirugía reciente o parto

- Pérdida grave reciente

- Dependencia a drogas

- Hipocondría

- Edad por encima de 45 años (sexo masculino)

- Homosexualidad

- Depresión leve

- Aislamiento social

- Desajuste económico

- Ruina económica

- Ausencia de ganancia secundaria aparente

Vistas: 64

Responde a esto

© 2017   Creada por Jaime Espinosa.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio