Foro Medico Nicaraguense

Por la Instalación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nicaragua

La falta de equipos médicos también provoca problemas a los anestesiólogos, pacientes e instituciones

Entrevista con El Nuevo Diario

La falta de equipos básicos en los quirófanos de los hospitales y el no cumplimiento riguroso de las políticas y procedimientos, podría estar provocando casos como el del niño Marlon Silva, quien perdió la vida luego de que se le aplicara anestesia para un procedimiento diagnostico.

La aplicación  de drogas anestésicas para Sedación moderada o profunda dentro o fuera del quirófano conlleva una serie de requerimientos, regulaciones, necesidades y normativas básicas que se deben cumplir para asegurar la seguridad del paciente. Se requiere de un equipo tanto humano como técnico que incluya, personal especializado de enfermería, una máquina de anestesia, equipo de monitoreo, carro de paro (cardiaco) y sala de recuperación. “No es por más dosis o menos dosis de medicamentos que entran en riesgo los pacientes, es por su estado físico (clínico) y si se cumplen o no se cumplen las medidas de seguridad básicas y las políticas y regulaciones”, indicó el médico anestesiólogo Dr.Roger Pasquier, Jefe del Servicio de Anestesiologia del Hospital Metropolitano Vivían Pellas, único hospital acreditado internacionalmente en nuestro país por la Jointt Commission International, JCI.

Previo al procedimiento anestésico, el paciente se somete a un chequeo clínico con una captación inicial por enfermería. Según sus antecedentes médicos patológicos, se le hace una revisión exhaustiva en el aspecto físico, como presión arterial, chequeo del corazón, asegurarse si los pulmones están limpios, y, por último, estudiar el estado neurológico del paciente. Es importante la valoración parEn una probable intubacion orotraqueal del paciente. En el caso de los niños, es importante anotar cualquier dato clínico de importancia, si está inmunizado, si ha recibido anestesias anteriores.

Seguido de esto, se debe hacer el estudio de consentimiento con los padres, en donde se les explica qué es lo que se hará, cuales son los riesgos, complicaciones, alternativas y posibilidades.

A continuación se canaliza al paciente, para lo que deben garantizarle una fuente de oxígeno, un monitoreo de la saturación de este, su frecuencia cardiaca y la presión arterial en la trans-sedación. “Todos estos requisitos se pueden cumplir cuando hay condiciones de aparataje e infraestructura, y sé de muchos hospitales públicos que no las prestan, además, están obligando a los anestesiólogos a hacer sedaciones como la que pasó con el niño que murió, sin los requerimientos necesarios y básicos”, remarcó la fuente.

Luego de la muerte de Marlon, de 14 meses de edad, hay un proceso de investigación por parte de las autoridades competentes, quienes darán una respuesta a la incógnita de si hubo o no negligencia médica. Familiares del menor denunciaron en la Estación II de Policía al médico anestesiólogo que, consideran, cometió el error, aunque expertos opinan que la falta de equipos médicos y de infraestructura en los hospitales públicos, son las razones que llevaron a la muerte a Marlon.

Administración de los hospitales debe apoyar
La labor administrativa es vital en este proceso, pues “a los médicos anestesiólogos se nos debe facilitar un soporte legal, para que cuando demos sedación fuera del quirófano, podamos exigir la práctica dentro de los lineamientos”, recalcó Pasquier.

Según indicó, el gremio ha estado interesado en avocarse con el Ministerio de Salud, Minsa, para normar las regulaciones, “porque no es la primera vez que somos acusados por problemas médicos legales”, lamentó.

Otro dato muy importante que en palabras del Dr. Pasquier debe cumplirse, es lo que estipula la legislatura latinoamericana, que dicta que todo médico anestesiólogo no puede trabajar más de 12 horas por lo riesgoso del acto médico anestésico, y “aquí en el Ministerio de Salud trabajan hasta 36 horas, y también pasa en muchos hospitales en el país”, refirió.

Se lamentó de que nada está regulado en este aspecto, y “debería”, pues según opina, es lo que mas daño hace a los anestesiólogos, los pacientes e inclusive las instituciones que asisten a los hospitales públicos. Por otro lado, “el Estado debe nombrar a un jefe nacional de la enseñanza en anestesiología, quien debe oficialmente controlar y regular, porque desde 1998 no tenemos uno”, recordó. “Cada especialidad debe tener un jefe para conformar lo que se llama el ‘Consejo Nacional de las Especialidades Médicas’”.

Vistas: 142

Responde a esto

© 2019   Creada por Jaime Espinosa.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio